Cómo hacer tu propia medicina

Ahora vas a aprender, en cuatro pasos muy sencillos, cómo hacer tu propia medicina:

Cómo hacer tu propia medicina

  1. Compra unos Tic-Tac.
  2. Quítale la etiqueta al envase.
  3. Cree fervientemente que es medicina.
  4. ¡Listo!

Medicamentos placebo

Aunque esto podrá parecerte una broma, así es como en realidad funcionan todos los medicamentos, remedios y tratamientos, es decir, aunque la llamada ciencia médica nos ha hecho saber y nos ha convencido de que los medicamentos poseen ciertos atributos que les permiten hacer lo que nos dicen que deben hacer, y que los placebos no las tienen, en verdad no hay ninguna diferencia entre ambos.

De hecho, una situación similar ocurre, por ejemplo, con las piedras; sí, con las piedras. ¿De qué forma? Bueno, en cuanto a que ciertas escuelas de pensamiento han establecido la idea de que el cuarzo, por mencionar una muy popular, posee ciertas características que le permite tener efectos curativos, mientras que una piedra “común y corriente” no las tiene.

Entonces, por mucho que nos hayan vendido esa idea, en realidad no hay ninguna diferencia entre dichos productos (ni entre las piedras), toda la diferencia radica en nuestra mente, es decir, en el grado de convicción que tenemos respecto a uno y otro producto, justamente por haber aceptado las explicaciones “científicas” que nos han dado.

Como sea, dado que en este momento, y así de inicio, será poco probable que creas lo anterior, ya que va en contra de todo lo que nos han enseñado, tal vez la información en las páginas de la siguiente sección logre motivarte para comenzar a replantear y a cambiar tu punto de vista.

Cirugías placebo

¿Sabías que así como los llamados medicamentos placebeo, también hay cirugías placebo? Sí, por muy increíble que esto pueda parecerte, las hay. Ve, por ejemplo, los siguientes artículos:

La mente es una farmacia.

La prueba de placebo quirúrgico realizada por el profesor Mosseley obtuvo un resultado sorprendente: cinco pacientes de cirugía imaginaria afirmaron haberse beneficiado de la cirugía artroscópica para el tratamiento de la artritis.

El poder de la mente.

A unos se les ligaron las arterias mamarias internas, y a los otros se les hicieron las incisiones en el tórax pero no se les ligaron las arterias. La mayoría pacientes que se sometieron a la cirugía real mejoraron. ¡Pero también mejoraron los pacientes de la cirugía falsa!

El efecto placebo.

“Por lo tanto, el efecto placebo es muy real. Puede influir en la presión sanguínea, hacer disminuir los edemas, reducir la acidez gástrica, disminuir la tasa de colesterol, modificar el número de glóbulos rojos y de glóbulos blancos, e incluso mejorar la actividad cardíaca registrada por electrocardiograma”.

10 hechos curiosos sobre el efecto placebo.

Las cirugías falsas tienen la misma efectividad —no en todos los casos— y además, son más baratas.

¿Qué piensas, todavía crees que las medicinas tienen poderes especiales?