El infierno ya cerró

Una pequeña representación acerca de la situación actual del infierno y de cómo éste vino a dejar de ser, porque sí, si todavía no te has enterado, ¡ya clausuraron el infierno!

El problema

—Señores, estamos perdiendo “rating”, ¡tenemos que hacer algo drástico y pronto!

Porcentaje de población que pertenece a cada grupo religioso

Uno de cada cinco latinoamericanos ya es protestante.
internacional.elpais.com/internacional/2014/11/13/actualidad/1415854297_029972.html

The global catholic population.
www.pewforum.org/2013/02/13/the-global-catholic-population/

Una buena solución

—Después de analizarlo cuidadosamente, hemos descubierto que el problema es que a la gente nunca le ha gustado que estemos amenazándola con eso de un infierno eterno en llamas (sin mencionar el gran sinnúmero de fallas adicionales que tenemos). Por lo tanto, proponemos un cambio de imagen, una nueva versión amigable de la iglesia, algo así como, “Sí, sí, nosotros somos sus amiguitos; no nos tengan miedo ni nos rechacen. Verán, eso de infierno es asunto de cada quien, es un estado del ser, no un lugar”.

—Bueno, suena un tanto radical, pero si eso es lo que hace falta para comenzar a recuperarnos, pónganla en marcha, pero por favor, recen encarecidamente para que la gente no se dé cuenta de que todo este asunto del infierno solamente fue para tenerla controlada durante siglos.

“L’inferno sta ad indicare più che un luogo, la situazione in cui viene a trovarsi chi liberamente e definitivamente si allontana da Dio, sorgente di vita e di gioia”.

“El infierno indica, más que un lugar, la situación en la cual viene a encontrarse quien libremente y definitivamente se aleja de Dios, fuente de vida y alegría”.

L’inferno come rifiuto definitivo di Dio (versión traducida con Google).
w2.vatican.va/content/john-paul-ii/it/audiences/1999/documents/hf_jp-ii_aud_28071999.html

Así es, apagaron los hornos, extinguieron las llamas, despidieron a la horda de demonios, clausuraron el lugar y se rumora que Satanás ahora anda en México (con eso de que uno siempre trata de regresar a lo conocido) buscando chamba… el infierno en llamas se acabó.

Clausura del infierno

Otra buena propuesta

—¡Tenemos otra idea! ¡Aprovechémonos del éxito y popularidad de los Simpson!

—¡Felicidades! Una excelente medida para que la gente acepte nuestro cambio de imagen: “Vean, incluso pensamos que Homero Simpson en verdad es católico”.

“Ma è vero: Homer J. Simpson è cattolico”.

“Pero es verdad: Homero J. Simpson es católico”.

Homer e Bart sono cattolici (versión traducida con Google).
www.vatican.va/news_services/or/or_quo/cultura/2010/240q04b1.html

Homero Simpson es católico


Puede parecer trivial, pero de esta noticia se desprende una serie de cuestionamientos fundamentales, dignos de ser meditados con mucho cuidado y atención.

  • ¿Por qué crees que ahora aceptan y publican que en verdad no hay ningún infierno?
  • ¿Crees que así, sin más ni más, de pronto lo descubrieron?
  • ¿Y cómo lo descubrieron, el Papa o algún cardenal murió y regresó del más allá para informar que no hay tal infierno? ¿O será que Dios decidió que ya era momento de decir la verdad y se la comunicó al Papa?
  • ¿No será simplemente, que todo este esquema de fantasía finalmente ya se volvió insostenible?
  • Si no hay ningún infierno, ¿cómo atemorizarán ahora a la gente para llevarla a “aceptar” a Dios?
  • Si no hay ningún infierno, ¿será que tampoco hay ningún cielo ni Dios?

Tú mismo te envías al Infierno

Haz click en el botón CC en la barra inferior del video y activa los subtítulos

Si realmente existiera el Cielo

Haz click en el botón CC en la barra inferior del video y activa los subtítulos

¿Qué opinas?