Sentir y realidad

El sentir

¿Qué es el sentir?

Sentir, es la experiencia individual de la convicción en algo que se considera ser real, pero aquí viene la parte final y más importante de esta definición: sin importar que ello sea verdad o no.

El sentir es individualLo anterior significa que el sentir es la forma en que cada quien experimenta aquello que sabe o cree ser real, es decir, al margen de que lo sea o no, y es precisamente por esto que es tan difícil, en términos generales, ir en contra del sentir, pues en ese momento nuestro ser se encuentra total y profundamente convencido de que cierta idea es real.

Luchar en contra del sentir sería como querer lanzarse contra un muro de piedra y esperar cruzarlo como si fuera aire; nos abstenemos de intentarlo porque de antemano sabemos que el muro es sólido e imposible de atravesar, estamos totalmente convencidos de ello. Claro, con este ejemplo casi nadie objetaría que el muro efectivamente es sólido, así que dándolo por aceptado en este momento, esto representaría la parte del “sin importar que ésta sea verdad”.

¿Pero qué ocurre cuando algo sucede y uno comienza a pensar que nuestra situación está mal, y después de un tiempo de mantener esta línea de pensamiento, uno empieza a convencerse completamente (a sentir) de que realmente es así? A partir de este momento, tal vez mucha gente se acerque y trate de hacernos ver que las cosas no están tan mal, pero como nuestro sentir ya está activo, usualmente habrá un rechazo o resistencia en contra de las palabras de aliento. Si se corre con cierta suerte, tal vez el sentir se desvanezca después de un tiempo o tal vez de pronto veamos que en verdad el asunto no es tan grave, y por ende nuestro sentir cambiará hacia uno mejor. Por mencionar otro ejemplo, uno también podría considerar que cierta oportunidad de negocio es buena, y si uno llega a sentir (a convencerse profundamente) que va a ser el mejor negocio de la vida, aun cuando para la gente alrededor sea evidente que se trata de una estafa, como nuevamente hemos alcanzado el sentir, seguramente incursionaremos en dicho negocio a pesar de cualquier prueba que se nos presente en contra. En este par de casos podemos apreciar que se sintió o se estuvo totalmente convencido de algo que no era real, lo cual es ejemplo del “o no”.

Medítalo un poco, busca ejemplos en tu propia experiencia o en la de gente cercana, y te aseguro que no tardarás en ver que el sentir, siempre y sin excepción, tiene que ver única y absolutamente con uno mismo, no con nada ni con nadie más, aun cuando usualmente no lo manejemos así, ya que siempre atribuimos nuestro sentir a todo menos a nosotros mismos: “es que me pasó tal y tal, es que me quedé sin trabajo, es que me enamoré, es que me enfermé…”. Si consideras que no es así, recuerda que en la primera publicación comenté que iba a ser muy probable que la respuesta inicial ante varios de los razonamientos presentados, sería una de rechazo y, por lo tanto, que sólo sería necesario darle un poco más de pensamiento cuidadoso al razonamiento expuesto.

La realidad

¿Qué es la realidad?

Más allá de las innumerables respuestas que la ciencia, la psicología o la filosofía han dado, la realidad usualmente se entiende como aquello que es tangible a nuestros sentidos o que es medible de alguna forma u otra, es decir, todo lo que se refiere al llamado mundo real.

Esto no es realEn la película “Matrix” hay una escena en la que Morfeo lleva por primera vez a Neo al entorno virtual, y éste, mientras toca lo que aparenta ser un sillón color rojo, le pregunta asombrado, “¿Esto no es real?”, a lo cual Morfeo le contesta, “¿Qué es «real»? ¿Cómo defines «real»? Si hablas de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, lo que puedes probar y ver, lo «real» simplemente son impulsos eléctricos interpretados por tu cerebro”. Mientras que este enfoque se apoya en un aspecto físico, en el estudio de la ciencia de la vida, la palabra “real” tiene un significado muy preciso y más profundo: real es aquello que se apega a la verdad. Claro, con esta definición parecería que estamos por entrar en la madriguera de la Liebre de Marzo para entonces caer en un agujero que nos llevará a un mundo totalmente surrealista, pero no, nada de qué preocuparse, con un ejemplo muy sencillo verás que la verdad es directa, clara y fácil de comprender.

Considera el siguiente par de líneas:

  • 2 + 2 = 4
  • 2 + 2 = 7

Ambas son la expresión o manifestación de un pensamiento. En el primer caso, la idea manifiesta, expresa o representa de forma visible una verdad, algo que es real porque se basa en leyes y principios universales. A su vez, la segunda línea expresa una mentira y, en consecuencia, algo que es irreal porque no se apoya o basa en absolutamente nada, no hay nada que sustente dicha idea.

Aparte de haber adquirido un criterio certero para saber qué es real y qué no, con este ejemplo también observamos que una verdad se demuestra sin ningún problema, lo cual no ocurre con la mentira, precisamente porque carece de fundamento y no es real.

 
Sin importar conceptos previos, ¿consideras lógica la definición expuesta?